1

lunes, 15 de agosto de 2016

ADICTO AL POKEMON GO




"Deja ese aparato que te estás volviendo adicto al POKEMON GO!!!" Escuché el otro día a una mamá gritarle a su hijo en medio de la calle. Y es que como estoy seguro que muchos ya sabrán que en estas últimas dos semanas ha habido una "ligera fiebre" sobre el juego Pokemon GO.

Muchos hemos visto gente de todas las edades que están jugando en las calles "poseídas" por su móvil o tablet. Han habido ya diferentes noticias personas que estando distraídas han tratado de cruzar la pista y fueron atropellados, entre otros diferentes incidentes reportados en varios países. 

Algunos han sabido explotar esta oportunidad, tanto así que  una niña está ganando mucho dinero vendiendo limonadas en las Poke Paradas y un taxista da servicios exclusivos a quienes deseen atrapar más Pokemones cobrando tarifas por horas (#enterprenueralmáximo).

El impacto ha sido tal que incluso los amigos de lo ajeno han salido a hacer de las suyas con los transeúntes desprevenidos y distraídos por el "bendito Pokemon GO" (así le llama mi mamá). Tan es así que incluso nuestra Policía Nacional ya ha puesto en marcha el operativo "Pokemón 2016".
  
Pero, tampoco faltan aquellos que critican duro en las redes sociales "que cómo se envician los niños" "cómo es posible válgame Dios", "que yo voy en contra de la corriente", "que no es posible" "que parecen tarados" etc., etc, etc. Ni bueno, ni malo. Cada quien es libre de expresar su opinión.

Sin embargo, lo que sí estoy seguro es que muchos no se han puesto a pensar que en su vida también tienen "otras adicciones" de las cuales no se han percatado. Es más quizá todos tengamos una adicción....Whaaaaat???

Y ojo que no me refiero al alcohol, las apuestas, los cigarrillos o a las drogas eh? (No pretendo abarcarlos ni juzgarlos en este post.) 

¿Y entonces? Entonces me refiero a que posiblemente "nuestra adicción" sea quizá gritar a la pareja o a los hijos al llegar a casa, quizá sea perder la paciencia muy rápido, quizá sea hacer el papel de víctima, quizá sea el andar "depre" todo el día, quizá sea criticar o ser polémico, quizá sea llegar tarde al trabajo, quizá sea trabajar demasiado y no dedicar tiempo a la familia, quizá ser violento al volante, quizá sea ver demasiada televisión y quedarnos pegados una telenovela turca, quizá sea estar echado en la cama viendo como la vida se nos pasa, quizá sea mentir o sacar la vuelta, quizá sea no tomar decisiones, quizá sea vivir una vida que no nos gusta y no hacer nada...¿quién sabe? 

Lo que sí creo es que antes de juzgar o criticar a los niños y/o  a las personas que optan por este tipo de diversiones (#aúnnohecaídoenlatentaciónojo), preocupémonos más en mirar hacia dentro a ver que "adicción" nos está deteniendo. Y sobre todo qué podemos hacer para cambiarla.
(Ah bueno y también creo que cualquier juego, sobre todo en los más pequeños, debe ser con un tiempo medido y prudente).

Un abrazo y buen inicio de semana!

4 comentarios:

  1. claudia valderrama16 de agosto de 2016, 09:16

    Es muy cierto! criticamos las conductas de otros sin ver las nuestras que a veces son peores o causan mas daño. saludos!!escribe mas!

    ResponderEliminar
  2. Interesante punto de vista....hay cosas que vemos como "normales" y que en efecto pueden ser nuestros más grandes vicios....buen momento para ir haciendo cambios en nuestro día a día. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Si pues Dante. Así a muchos se nos pasa la vida con esas adicciones que no podemos dejar de lado. Por otro lado , siempre hay que sacar el lado bueno de las cosas , lo de la limonada es genial! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante